domingo, 26 de octubre de 2008

De nuevo, un rodillo


Samuel Eto'o
Cargado originalmente por -Manitu-
Por momentos creí cerrar los ojos y ver repetido el partido contra el Atlético de Madrid. Los primeros 25 minutos del equipo de Pep volvieron a ser de película. Fútbol rápido, de precisión, y con una fuerte presión de los delanteros a la defensa rival hace que los rivales no sepan aguantar la embestida azulgrana. En los prolegómenos del partido 73 niños se hicieron la foto de rigor con la primera plantilla del equipo de fútbol (mi sobrina se situó entre Iniesta y Henry). Poco después se produjo un emotivo homenaje a la figura del gran Ricard Maxenchs que tanto hizo por este club y al que Laporta echó. A los cinco minutos, antes incluso de que los más “tardones” llegaran a sus asientos –y eso que no éramos muchos en el Estadi-, Eto’o aprovechó un rechace en el área rival para batir a Alves. El Barça seguía presionando y, en un robo de balón que llegó a Iniesta, este centró desde la línea de fondo; tras dos rebotes, Henry anotó el segundo a bocajarro. El delirio volvió a la grada cuando una triangulación de tiralíneas entre Iniesta y Xavi dejó solo a este último delante del portero que, con un gesto de compañerismo, cedió para que el Samu remachara a la red. A los veinticinco minutos, una jugada calcada a la del segundo tanto (cambiando a Iniesta por Messi y a Henry por Eto’o) permitió que el camerunés, con un poco de suerte y de tacón, superara a un abatido Alves. Era el cuarto del Barça y el tercero de la cuenta particular del delantero. El público se frotaba los ojos y recordaba el último partido en casa, como si estuviéramos ante un calco de este. Hasta hacían la conocida ola mexicana igual que el día del Atlético. Los jugadores del Almería no sabían cómo reaccionar y la auto expulsión de su delantero Negredo por una desmesurada e innecesaria entrada sobre Márquez en el córner del área local, no les facilitó las cosas. Poco antes de terminar la primera parte, Dani Alves pateó con furia una falta a favor del Barça. El balón, después de recorrer unos treinta metros, se coló en la meta tras un bote que descolocó al portero (por cierto, tocayo de Alves). El segundo tiempo ya sobró. Los locales bajaron varios puntos en agresividad y presión, cosa que agradeció el Almería para estirar un poco sus líneas. No hubo que destacar más que un par de incursiones por la banda. Tras el pitido final, el público ovacionó a su equipo a la espera de otra exhibición en el Camp Nou. El martes, en Benidorm, partido de copa y el sábado en Málaga, son lugares propicios para continuar la marcha triunfal.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que pasa perreta!! si es que.. bueno, ya sabes que la naranja mecánica es azul y se llama z de san quílez!!je,je. Cuando actualice el blog esta semana te pongo en interesantes!!je,je. si quieres mándame un logo pa anunciarlo. Un abrazo majo!!

de j dijo...

Lastina que malgaste tu talento con este equipo jeje. Pero bueno animo y adelante con esta nueva aventura. Seguro haces de este pequeño blog, una cita inevitable todas las semanas y de paso logras otra de tus ilusiones, convertirte en periodista deportivo.
Mucha suerte y nos vemos el año que viene ( o eso espero)

chamar dijo...

Chamar le desea mucha suerte en este proyecto, una buena tematica ayuda y por supuesto los comentarios de la naranja mecanica que sabe mucho de esto, enriquece al lector.
Si necesitas recursos o lo que sea para mejorarlo cuenta con mi apoyo.
un saludo